top of page
Buscar
  • Foto del escritorSandro Ventura M.

UNA PELÍCULA DE HORROR


Más que una reflexión, este 2020 me ha llevado a una conclusión sobre el área de trabajo en el que estoy involucrado desde hace más de 15 años: el cine en Perú...

No quiero hablar de industria porque simplemente siento que ésta no existe... En el Perú el cine no pasa de ser emprendimientos personales con las que se han sacado adelante un puñado de películas y negocios que han reconciliado al espectador peruano con el cine... Ha sido una lucha de años producto de la pasión por la profesión, pero también de la terquedad por desarrollar entretenimiento y cultura, muchas veces siendo ignorados por nuestras autoridades a quienes poco importa...

Hace unos días veía a una veterana conductora de TV mencionando la importancia de la reactivación económica... El médico que la acompañaba comentaba que era vital cuidarse, pero también trabajar si no nos moriríamos de hambre, decía... A los pocos segundos se mencionaba el cine y su reapertura... De pronto la reactivación económica en ese sector no importaba... Las salas debían mantenerse cerradas... Me pregunté si el cine no debería ser parte de esa reactivación, ¿acaso no somos miles de familias que dependemos y esperamos la apertura de esta área para volver a nuestros trabajos?... Y con ello me refiero desde actores hasta quien hace los afiches, venden chocolates, hacen los controles en sala, proyeccionistas, marketeros, diseñadores, músicos, técnicos y demás...

Pareciera que estos miles no tienen derecho a reactivarse y deben ingeniárselas a trabajar o improvisar en otra profesión... Si mueren de hambre será por huevones y por escoger estar en una “industria” “frívola” de loquitos creativos...

Claro, habrá quienes digan que es inseguro abrir un cine, pero eso es debatible y no ha sido investigado o revelado por algún periodista de prestigio... Solo se asume y ya...

¿Saben por ejemplo que un cine tiene un flujo de aire constante, tiene techos altos y espacios amplios y es mucho más seguro que una combi o probablemente un set de televisión?... Además en un cine nadie va a conversar o a mirarse cara a cara como sí sucede en un restaurante... En un cine todos miramos hacia adelante, no nos vemos ni el rostro y antes de entrar a una sala no hay uno o dos controles, hay hasta tres si contamos el ingreso al centro comercial donde se ubica el complejo...

Ojo no estoy en contra de la reapertura de lo mencionado, al contrario, pero lo comento para poner en perspectiva la miopía del Estado y medios que han satanizado al cine como si fuera un foco infeccioso sin precedentes... El cine termina siendo más seguro que un avión, un micro, un casino o un restaurante, que ya está al 60%... La funcion se da en un espacio más amplio, hiperventilado, donde no se conversa y donde si se come se hace con todo desechable (siempre ha sido así)...

Con los actuales protocolos brindados, el cine no puede abrir, lo que nuevamente demuestra desconocimiento de las autoridades, pues un dato importante es que la dulcería es el principal ingreso de un cine y que es lo que genera una calidad de atención y proyección digna... ¿Y saben por qué pasa esto? Porque el cine (y allí incluimos a los productores, distribuidores y toda la cadena detrás de una entrada) paga un 28% de impuestos (18% + 10% municipal)... Siendo una de las “industrias” que más impuestos paga en el Perú (hablamos de casi el 30%)... Quizás por ser la última área en abrir algo debería hacerse, al menos con el impuesto del 10%, como plan de ayuda...

Pero cero apoyo... Ni siquiera el paralizar un rodaje a la mitad con la cantidad de empleos que eso significa es entendido por el Estado en su apoyo a las “industrias” culturales, pues y cito lo que nos respondieron: “se advierte una sobre dimensión de los costos consignados en la propuesta, los que no guardan pertinencia con el contexto de austeridad”... Es decir, los presupuestos brindados, sueldos en su mayoría, no son austeros.. Mi teoría sobre esto es : flojera de averiguar, investigar y entender cómo se hace una película... Felizmente somos tercos e igual la terminamos (¡chúpate esa MinCul!)

Pareciera que el Estado no terminará de entender que trabajar en el cine no es un hobby, si no una profesión... Ser guionista, director, actor, diseñador gráfico, editor, programador, comunicador, es una PROFESIÓN que hoy está paralizada por la miopía y desinterés de las entidades del Estado...

Soy de la generación de los 80 cuando casi no había cine... Viví con entusiasmo su recuperación en los 90 y ahora veo cómo las medidas y protocolos son tan absurdos que ni siquiera a los propios exhibidores les conviene abrir... Sin embargo, el menú de la esquina, ese que compramos en el mercado, ese que venden en un local lleno de gente cuando juega Cristal vs. Universitario, esos sí tienen permiso...

Finalmente comentar que en otros países como Bolivia, Ecuador, Colombia, España, Estados Unidos los cines ya están abiertos y cada vez más personas se animan a volver... Y nadie ha mencionado que los contagios se den con mayor incidencia en una sala...

Ojo, es solo mi humilde impresión, la cual viene acompañada de un cierto temor a que se reabran las salas justo en este momento en que se habla de una segunda ola... Y es que somos tan piñas que de pronto también le echan la culpa al cine de esta nueva expansión del virus... Esperar que alguien lúcido vea más allá de los exhibidores y se den cuenta de las miles de personas que dependemos de la reactivación de esta área laboral...

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

RED

LAMB

Comments


bottom of page